ÚLTIMAS NOTICIAS

Manu Miquel: “He vuelto a sentir el cariño de un club y de un vestuario unido que me transmiten confianza”

Manu Miquel Serrano (Palma del Río – Córdoba, 1994). Formado en las categorías inferiores del Córdoba CF, con el que llegó a debutar en Segunda División. En su trayectoria también están el Córdoba B, Albacete B, Albacete, Atlético Levante UD y su reciente paso por el Socuéllamos, en calidad de cedido, como precedente a su llegada al FC Jumilla.

Sobre la decisión de unirse al proyecto vinícola, cuenta: “Sinceramente fue un verano un poco raro en cuanto a mi situación deportiva, siendo el primero en tener que buscar salida y a la vez encontrarla. En lo que hoy me une al Jumilla, fue muy fácil y ni siquiera lo pensé. Cuando vi la confianza que el club me estaba depositando después de mi grave lesión, supe que era una oportunidad que no me hubiera perdonado si la hubiese dejado escapar”.

Un compromiso con la entidad del altiplano que asegura afrontar “con mayor ilusión que ninguna y con muchísimas ganas de ayudar a mis compañeros. Además, teniendo en cuenta que me siento muy afortunado de poder pertenecer a un club como este, en la división de bronce del fútbol español”.

 

No le gusta definirse a él mismo, pero si se le insiste, lo resume  así: Soy un jugador polivalente, al que le gusta, además de tener el balón, ayudar en tareas defensivas”.

Confiesa sus manías. Tanto en el calentamiento como en los partidos, entra y sale del campo con el pie derecho. Y justo después, toca el césped en forma de cruz y se santigua. “También tengo una estampa de la Virgen de Belén, que es la patrona de mi pueblo, la cual se encontró mi madre de casualidad andando por la calle. La beso antes de salir y le pido que nos ayude en cada partido”, añade.

 

Recuerda con cariño su mejor momento deportivo: “El día en que debuté en Segunda División, siendo muy jovencito, con el equipo de mi ciudad. El Córdoba CF”. Y tiene muy claro cuál fue el peor en su dilatada trayectoria, pese a su juventud: “Sin duda la grave lesión que padecí en mi etapa en el Levante UD, la cual fue una rotura de cruzado que me tuvo once meses apartado de los terrenos de juego”.

Así habla del que vive ahora, formando parte del conjunto de jugadores que a día de hoy defienden la camiseta del Fútbol Club Jumilla: “Diría que el mejor sin duda después de ese bonito recuerdo del debut en el fútbol profesional. Como jugador, he vuelto a sentir el cariño de un club y de un vestuario unido que me transmiten confianza, y que me dan la oportunidad de mantener la cabeza despejada para poder concentrarme en mejorar como jugador diariamente, y se vea así reflejado cada domingo. Mi familia y yo estamos felices de pertenecer a esta familia”.

De la última victoria, ante el Lorca Deportiva en casa, valora: “Era muy merecida por el trabajo incansable de este equipo. Es importante sumar cada partido, y con estos últimos tres puntos la semana se encara de forma distinta. El equipo ha entrado en una dinámica positiva en estas últimas jornadas y eso se ve reflejado el domingo cuando el árbitro indica el inicio del partido. Hay que seguir esta línea para poder salir de las posiciones de descenso lo antes posible y estoy convencidísimo que será muy pronto”.

 

A la afición, él le manda el mensaje de que sigan como siempre “demostrando ese cariño y apoyo que nos han trasmitido desde la jornada uno, aunque las cosas no hayan salido como queríamos. Y sobre todo, que vamos a pelear cada partido como si fuera el último para disfrutar todos juntos y conseguir objetivos”. Y a sus compañeros: Que sigamos trabajando como hasta ahora, porque de la forma que lo hacemos es imposible que nada pueda salir mal. GRACIAS por el trato que he recibido por todos ellos desde el minuto uno del primer día”.